Después de realizar un estudio sobre la afectación de la mezcla de gases refrigerantes, y apoyando la importancia de realizar correctamente un retro-fit, desde Fredvic queremos explicar que pasa si se mezclan gases en un circuito frigorífico, así como el comportamiento y la afectación del sistema en caso de fuga del gas.

Primeramente realizaremos una breve explicación de gases refrigerantes para facilitarlo. Ateniéndonos a sus composición química, los gases refrigerantes se clasifican así:

NATURALES (no halogenados)

Son gases con muy bajo potencial de calentamiento global (PCG), su uso no tiene afectación sobre la capa de ozono, y su incidencia sobre las condiciones ambientales es mínima. Dentro del grupo de refrigerantes naturales, tenemos:

• Amoniaco (NH3 – R717) – inorgánico
• Hidrocarburos (HC s): propano (R290), butano / isobutano (R600 / R600a), y sus derivados
• Dióxido de Carbono (CO2 – R744) – inorgánico
• Agua (R718) – inorgánico

SINTÉTICOS

Este grupo se puede dividir, teniendo en cuenta su composición en:

• HFO / CFC – halocarbonos completamente halogenado sin presencia de hidrógeno. Su composición contiene cloro, flúor, y carbono. Un ejemplo es el ya desaparecido R-12 y R-11
• HCFC – halocarbonados parcialmente halogenados con presencia de hidrógeno, cloro, flúor y carbono. Dentro de este grupo, tenemos los HCFC puros, como el R-22, y las mezclas (derivados del R-22)
• HFC – halocarbonados parcialmente halogenados con presencia de hidrógeno, flúor y carbono, ausente de cloro. Dentro de este grupo, tenemos los HFC puros, como el R-134, y las mezclas (R-4XX, y R-5XX)

Dentro de la clasificación de gases natos de una mezcla, dado a su comportamiento durante el cambio de fases, obtenemos la siguiente subclasificación:

– Gases refrigerantes de mezclas azeotrópicas

• Son gases refrigerantes compuestos de una sustancia binaria que se comporta como un gas puro, con un punto de ebullición constante, y que mantiene su composición tanto en fase líquida, como gaseosa a presión constante. Cuando entra en ebullición, los dos gases se evaporarán en la misma proporción, y cuando vuelvan a su estado líquido (condensen), lo harán respetando la misma proporción, no es posible separarlos por destilación simple.
• El hecho de que mantengan siempre su proporcionalidad, permite realizar cargas adicionales de gas refrigerante sin descompensar el sistema frigorífico.
• No todos los líquidos forman mezclas azeotrópicas, ya que su densidad, punto de ebullición, y tensión superficial son diferentes.
• Sus puntos de ebullición son con mínimo deslizamiento (prácticamente nulo), un ejemplo de estos gases, es el R-507, o el R-502.

– Gases refrigerantes de mezclas zeotrópicas

• Se trata de gases refrigerantes que no tienen la misma proporción a la evaporación o condensación a presión constante.
• Durante el proceso de cambio de fase, los componentes se pueden segregar o separar, debido a diferentes temperaturas de evaporación / condensación pero al final del cambio de fase, el gas vuelve a ser el mismo. Esta diferencia de temperaturas, recibe el nombre de deslizamiento.
• Un ejemplo de gas zeotrópica, pese a tener un deslizamiento mínimo, es el R-404A.
• Un problema añadido a los gases zeotrópica, es que en caso de fuga, el gas que se pierde, no es a partes iguales, entendiendo que al realizar la carga de gas refrigerante añadido a la instalación, no respeta las concentraciones iniciales.

La mezcla de gases y sus afectaciones:

– La primera afectación en cuanto a composición; en caso de que se mezclen gases refrigerantes, es que se conforman nuevas composiciones zeotrópicas con deslizamiento incontrolable, lo que podría provocar o derivar un retorno de líquido al compresor, lo que provoca daños considerables al mismo (Los compresores están diseñados para comprimir gas, no líquido)
– Otro inconveniente, es la capacidad de cada gas de ser miscible con el lubricante. La ausencia de lubricante afecta de forma radical el funcionamiento de los elementos mecánicos.
– Los circuitos frigoríficos, en su fase de expansión, se sirven de válvulas con capilares diseñadas y calculadas para cada gas refrigerante en concreto, por lo tanto una mezcla de gases se comporta de forma inestable dentro del circuito.

Y en caso de fuga:

– En caso de fuga, el principal problema es la entrada de humedad en el interior de circuito frigorífico. La presencia de humedad en el interior de los circuitos de refrigeración provoca una reacción entre el aceite y el agente refrigerante, dando lugar a la generación de ácido.
Estos ácidos generan sales metálicas y óxidos (de hierro y cobre) que obstruyen filtros de aceite y la aparición de partículas de cobre en elementos metálicos, dando lugar a:

• Deterioro progresivo de elementos mecánicos por falta de lubricación.
• Degradación en el elemento aislante de los devanados del motor, dando lugar a cortocircuitos.

Con esta breve explicación, entendemos que tanto la mezcla de gases refrigerantes como las fugas, afectan considerablemente al rendimiento de los sistemas frigoríficos, así como la vida útil de sus componentes, por tanto en Fredvic lo desaconsejamos.

Cuando en Fredvic recuperamos gases refrigerantes de instalaciones frigoríficas, y dado el desconocimiento del estado en el que se encuentran, los enviamos a un gestor de residuos para su destrucción. En ningún caso se reutilizan.

Además a Fredvic sólo utilizamos gas refrigerante proveniente de fábrica y / o proveedores homologados.